Seis poemas

 

Otoño, Reserva Biológica Huilo Huilo, Neltume, Chile. Foto: Ricardo Alfaro, Unsplash.

Petu kvpa pewmalen tvfachi mapu mew

Mawvn nvtrvgkvnutufi kvrvf
         ñi trarin
ka, wenu, ti fvtra vl tripay zugun
fillem ñi feypiley ñi neal choyvn
Mvlewma fentren kulliñ —pilerpuy
mawizantu, pichike lafken
         vñvm kvme zugu
Umerkvlen amun:
Iñche ñi pewi mu, kiñe fvcha
kizu vgvm ñi wiñomeal ti
         pu llampvzkeñ
ñi pichike gemun tremkvlen
        antv mew
Ramtukenueli tunten tripantv
        ñi nien pienew fey mu
        ayvwkvlean
Chumael tukulpageafuy ti genolu?
Ñi newen tukulpan mew mogeley
        ta Mapu
ka fey mu mvley taiñ Kuyfikeche
        tañi mollfvñ
Kimaymi, kimaymi, chumgelu —feypi
petu kvpa pewmalelfun tvfachi
        Mapu mew?

 

Aún deseo soñar en este valle

Las lluvias tocan las cuerdas
        de su aire
y, arriba, es el coro que lanza
        el sonido de la fertilidad
Muchos animales hubo —va diciendo
montes, lagos, aves buenas palabras
Avanzo con los ojos cerrados:
Veo, en mí, al anciano
que esperando el regreso
        de las mariposas
habita los días de su infancia
No me preguntes la edad —me dice
        y estaré contento
para qué pronunciar lo que
        no existe?
En la energía de la memoria
        la Tierra vive 
y en ella la sangre de los
        Antepasados
¿Comprenderás, comprenderás
        por qué —dice
aún deseo soñar en este Valle?

 

Nienolu vy tañi newen ta iñche

Pewman ta we Kvyen mew, pi
ka kvzawkefiñ ta lelfvn
Petu ñi zugu genon
ka rayen rume genon femvn
(welu zoy alv kamapu)
Tvfawla ñi pu ñawe zeumalkefiñ
lien ruka
ka kvrvf negvmvñ ma meke enew
        ñi logko
pvrakawellkvlen wente relmu
Witrunko ta iñche
Umawtulen amuley lafken
        iñche mew
ka nepey ta mawizantu
Nienolu vy tañi newen
        ta iñche, pi
tuway mane chi antv: Tami vl.

 

Porque soy la fuerza de lo innombrado

He soñado en la Luna creciente
        —dice
y he trabajado los campos
Antes que las palabras
y que las flores fui
(y más lejos)
Para mis hijas construyo
la casa de plata
mientras con el cabello
        al viento
cabalgo sobre el arco iris
Soy el agua que corre
Dormido va el mar en mí
y despierta la montaña
Porque soy la fuerza de
        lo innombrado, dice
corona del sol: Tu canto.

 

Ini rume ñamvm noel chi llafe

Feyti vlkantun che mu rume
        kvmelay, pigeken
Ka fey ti mawizantu ayiwigvn
        ti pu aliwen
ñi kallfv folil mu egvn
ka ñi chagvll negvmi ti kvrvf
chalilerpuy vñvm egu
        ti Pvnon Choyke
Feyti vlkantun alvkonchi wirarvn
        feyti pu lalu
kiñe pin ti tapvl rimv mew
feyti weñagkvn feyti wecheche
ñi petu zugu ñi kewvn
welu ñami ñi pvllv
Feyti vlkantun, ti vlkantun fey
kiñe pewma feyti afvl chi mapu
tami ge ka iñche ñi ge, vlcha
allkvfe piwke, ka feychi
        vl zugulvn
Ka zoy pilayan, ini rume penolu
ti llafe ini rume ñamvn nolu
Ka vlkantun fey ñi vl tañi
        pu Kuyfikeche
pukem antv mu vy lu ka chonglu
feyta chi kisu zwam weñagkvn.

 

La llave que nadie ha perdido

La poesía no sirve para nada
        me dicen
Y en el bosque los árboles
        se acarician
con sus raíces azules
y agitan sus ramas el aire
saludando con pájaros
        el Rastro del Avestruz
La poesía es el hondo susurro
        de los asesinados
el rumor de hojas en el otoño
la tristeza por el muchacho
que conserva la lengua
pero ha perdido el alma
La poesía, la poesía
es un gesto, un sueño, el paisaje
tus ojos y mis ojos muchacha
oídos corazón, la misma música
Y no digo más, porque nadie
        encontrará
la llave que nadie ha perdido
Y poesía es el canto de mis
        Antepasados
el día de invierno que arde
        y apaga
esta melancolía tan personal.

 

Tami tremoam ta kvpan, pienew ti Foye

Tami tremoam ta kvpan, pienew
        ti Foye
Kvpage ka gvmituge ñi tapvl, ñi
fvn pipiyeenew
Wallkapvle kvpay mi kvmeke zomo
        Machi ñi kvmeke wentru Machi
meli trokiñ Mapu mew
meli trokiñ ko mew
gillanzuguayu, pipiyeenew ñi
        pu newen
mi pu fvw kechi kalvl mew, mi
        pu foro mew, mi mollfvñ mew
Kam rupa elimi am taiñ pu che?
Pvraman tañi llellipun, pifiñ
Ay, ñi pu rakizwam wvzaygu
        ñi lewfvmu ñi piwke:

Feyta nomekintun chi Elvgkura,
        iñche mu, pimi
Oo! Genechen, kvpatulen tami
kochv kvrvf, tami newen,
        tami neyen
Feyta ta vlkantu fegeay, pimi
wvlmeketew Kallfvkawell zugun
Wenu Mapu mu kvtu puway ñi
        Pewma mu tati
kalvl zugulefi tati pu kayñe
        ñi werken
Zuguli ta allkvanew ñi kimvn
anvmka lawen mew ka pu rayen mu
        Femgechi feypimi
Iñche rupa goymafun ñi pu
        Fvchakecheyem ñi gvlam
fey mu fewla kutrankvlen
Ñi rakizwam wvza tripaygvn ñi
        Lewfvlen Piwke mu

Azkintuen, petu pewman fey mu
petu pvran tami tapvl mew
Feyti puliwen KallfvTtraytrayko
gvforvmapaenew ñi mvllfvwvn
        ñi ko mew
Pvran, pvrayu, welu tvgvm enew
        challwa ñi ñochi zugun
Feyka trekan ti nvmvn tripachi
        mawizantu mu
Ka rumen mu purun. Kisu mu
        pvltrvley ñi newen
Kvmeke Pelontun ka kvmeke Pewma
        tuway manieyu
Gvman may fey mu, gvman
        rofvlnienew ñi Foye ñi pvllv.

 

Para sanarte vine, me habló el Canelo

Para sanarte vine, me habló
        el Árbol sagrado
Vé y recoge mis hojas, mis
semillas, me está diciendo
De todas partes vinieron
        tus buenas Machi
        mis buenos Machi
desde las cuatro Tierras,
desde las cuatro aguas
mediaremos, me están diciendo
        sus poderes
en tus nervios, en tus huesos
        en tus venas
¿O deseas acaso abandonar
        a nuestra gente?
Elevaré mis rogativas, le digo
Ay, mis pensamientos se apartaron
        de los apacibles ríos
        de mi corazón:
Piedra Transparente será éste
        por mí, dijiste
Oo! Genechen, envíame tu aliento
        tu resollar de aire poderoso
Éste va a ser cantor, dijiste
entregándome el caballo Azul
        de la palabra
Hasta la Tierra de Arriba llegará
        en sus Sueños
confundiendo al mensajero de
        sus enemigos
Me oirá cuando hable desde
        la savia de las plantas
        y de las flores. Así dijiste
Mas yo quise olvidar el consejo
        de las Ancianas
        y de los Ancianos
por eso estoy enfermo ahora
Mis pensamientos se alejaron
        de los apacibles Ríos
        de tu Corazón

Mirame, estoy soñando que he
        subido por tus hojas
La Cascada Azul de la mañana
        vino a mojar mis labios
        con sus aguas
Subí, subí con ellas, pero
        me sujetó el murmullo
        de los peces
Caminé luego sobre el aroma
        de los bosques
Después bailé. En él estaba
        colgado mi poder
Las buenas Visiones y los buenos
        Sueños lo rodeaban
Lloré entonces, lloré, abrazado
        por el espíritu de mi Canelo.

 

Femgechi amuley ñi pewma ñi pelon kintun

Ti zugun ta Kultrun zugun
        kechiley
fey feypiyeenew ñi pu Kuyfikeche
welu gvnewkvley ñi kizu kimneel
chi kimvn mu egvn
Feymew tami azkan kimvn mew
nvtramkay mu tami pu wenviemu
ka fey weupimeamy pu wigkaemu

Wente relmu mew pvralen ta
        wifentu yawvlfiñ mapu
meli gen kvrvf ta afkazineenew
Kam tromv mu chi kewan
taiñ kayñe iñchiñ chi —pilerpuy
        ñi rakizwam
kam kiñe antv mollfvñ ta
kolotualu trokiwvn
tañi pu Che ñi rvpv.

 

Así transcurren mis Sueños, mis Visiones

Las palabras son como el sonido
        del Kultrun
me están diciendo mis Antepasados
pues se sujetan en el misterio
        de la sabiduría
Por eso con tu lenguaje florido
conversarás con los amigos
e irás a parlamentar con los winka

Montado sobre un arcoiris viajo
        por el mundo
los cuatro dueños del viento
        me acompañan
Tal vez en las nubes deba combatir
        contra nuestros enemigos,
        voy pensando
tal vez un día con sangre pintaré
los caminos de mi Pueblo.

 

Llellipun wenu mapu ñi kurantumalal mew
(Machivl ñi vlkantun)

Tvfa tayiñ kemvl gillatupeyem,
pikey ta pu Machi
May, eymvn ta kimnieymvn:
Pu Logko, Fvchakeche ka pu
Wechekeche Wenu Mapu mvlelu
Mvleymvn wvnmalechi zeqvñ mew
ka kuyfike Machi allkvtulelu
        tayiñ llellipun
Tvfa tañi mvlen kutrankvlechi
        wentru: neyeley
Kisu tranakvnukifilmvn
kvpalelfiyiñ ta fewla
        tayiñ lawen
ka, taiñ metawe mew, kvpalelfiyiñ
        liwen lvgko
Kvpage!, tayiñ pvllv mew
nieyiñ ta mogen wayzvf pvle
        witrukechi lewfv ñi ko
Pvtokoge. Welu ay Genechen
eymi mvten ta fvskvmafimi
Fey mu ka eymi ta zuguwkeyiñ
        weza kvrvf
Chem weza fvtra vgpun
        ka zumiñkvleymi
epe konchi antv mew
        ta miyawkeymi?
Eymi ta zuguwkeyiñ vypvratuchi
        kvtral
koylatukelu ka ellka narvmpelu
        kizu ñi age
Ya!, amutuge ka wetrofige tati
        rvgi wvlelvñ ma mu pefiel
        taiñ fotvm:
Ponon mew, ñi amupeyem ñi mollfvñ
        feychi piwke
Wekvfv ñi lloftuniel zewma
gvrv reke, chem weza weraw
mvpvlechi logko reke,
        rayvlechi qvla
reke kimelpelu ñi mvleal
wezakezugu
Ñi kvme nvmvn lawen mew amutuge
feypikey ta pu Machi, eymi weza
pewma reke mvlekeymi zewma
konvn antv mew
nelvmge!, kiñepvle kvnuwge mi pun
leliwvlfige Kallfvley liwen
        ñi ayliñ
Eymi kay, witrage fotvm
Llellipun pipigey Wenu Mapu
        ñi kurantumalal mew
ka nepeyey pu kona ka kvpaygvn
ka zew kvpaygvn
Oo! wilvfi pichike chalwa reke
kvpalu Wenu Mapu
zewma kvpayey ta liwkvn fvtrake
        manke antv.

 

Ruego en las paredes rocosas del cielo
(Poema a la manera del canto de las Machi)

Estas son las palabras rituales
        dicen las Machi
Sí, ustedes ya las conocen:
Jefes, Ancianos y Jóvenes
        de la Tierra de Arriba
Ustedes, habitantes del volcán
        amaneciendo
y Machi antiguos que oyen
        nuestros ruegos
Aquí está el hombre enfermo:
        respira
No lo dejen solo ahora
        que le hemos traído
        hierbas medicinales
y, en nuestros cántaros, el agua
        cristalina del alba
¡Ven! Tenemos en nuestras almas
la vida de los ríos que suben
para el Oriente
Bebe. Pero ay Genechen
sólo tú harás que ella refresque
Por eso también a ti te hablamos
        viento maligno
¿Qué bostezo tan profundamente
        ladino y oscuro eres
que vagas en el crepúsculo
        del día?
A ti te hablamos fuego resucitado
que mientes y escondes
        tu verdadero rostro
¡Ya!, ándate y quiebra la vara
con que golpeas a nuestro hijo:
En los pulmones, en la sangre
        el corazón
Fuerza maligna que acechas
        en visión engañosa
como un zorro más, como cualquier
        guairao, como cabezas volando
como quilas floridas que
        nos anuncian las penas
En la fragancia de nuestros
remedios ándate, dicen las Machi
tú que como un mal sueño estás
        en el anochecer
¡suelta!, quita tu oscuridad
mira que Azul es la luz
        de la mañana
Y tú, levántate hijo
Se repiten los ruegos
en las paredes rocosas del cielo
y los guerreros despiertan
y vienen, ya vienen
¡Oo!, como pececillos brillando
desde la Tierra de Arriba
ya vienen, los transparentes
        y altos cóndores
        del sol.

Poemas de De sueños azules y contrasueños (1995)

En otros idiomas

Elicura Chihuailaf
Número 16

En nuestro decimosexto número, celebramos al poeta mapuche Elicura Chihuailaf, quien en 2020 se convirtió en el primer escritor indígena en recibir el Premio Nacional de Literatura de Chile. También destacamos dossiers dedicados a la obra de Andrés Neuman, la crítica literaria latinoamericana y el ensayo latinoamericano, más una selección especial de textos de Dispatches from the Republic of Letters: 50 Years of the Neustadt International Prize for Literature.

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Featured Author: Elicura Chihuailaf

Dossier: Andrés Neuman

Despachos desde la República de las Letras

Crítica literaria latinoamericana

Ficción

Poesía

Ensayos

Entrevistas

Literatura Brasileña

Chronicle

Adelantos de traducción y novedades editoriales

Sobre la traducción: En busca de editorial

Nota Bene