Poemas de Tlalkatsajtsilistle/Ritual de los Olvidados

 

Martín [Jacinto Meza} Tonalmeyotl, poeta náhuatl.

Tokatsitsintin

Kamaniantika, nokineke matinejnemikan san tajuamej.

Tla tikimixtemouaj okseke ojtin kijtosnekis,
kampa tajuamej tikalakej ipan okseke tlanemililtin
kan tikimixmatiskej okseke tlakamej iuan okseke siuamej,
in tlamantle, techpaleuis pampa maka matelkauakan.

Tla san tajuamej tinejnemej, uelis uejka tasiskej.
Onixpoliue in ojtsintle kuak se sanka seka yo
kampa tokatsitsintin tla kitaj xok yaka chante,
kinkajteuaj sanka seka innakatekatsaualuan ijtik on kaltsitsintin.

Uelis tsiaskej uejka maske kineke oksejpa matiuajlakan.
Maka matikinkauilikan san yajuamej mamikikan tokniuan
kampa yajuamej inka inchikaualis,
nookintlapojkej yankuikej ikxiojtin,
ojtin kanka aman, tojuitsiaj. 

 

Las arañas

Algunas veces, es necesario caminar solos.

Buscar nuevos senderos tal vez signifique
inmiscuirse en otras formas de vida,
por ello, conocer a otros hombres y mujeres
puede ser satisfactorio para la memoria.

Solo, se puede ir hasta lo infinito.
Se pierde esa eternidad cuando no hay regreso
porque las arañas, al no notar movimiento alguno,
abandonan las casas y huyen de su propia telaraña.

Es necesario ir y regresar.
No dejar morir a los demás también es de humanos
pues con sus vidas, algunos de ellos
abren nuevas veredas,
atajos por donde hoy, transitamos.

 

Ye youej

Sesentemej ye yajtiuej. 
Youej uejka kontemoskej chikaualistle.
Chikaualistle kijtosneke, 
kualtsin chantiskej ken nochipa ye chantinej. 

Inkalijtik tokniuan yokalakiko on koxkuajle, 
amo ken okintlajtlajtouilijkej,
amo ken okinemilijkej kitaskej,
kijtouaj tej kampa ipan ojtin 
sa titlamakasis tonkisas
kampa mojmostla tsajtsiua, poliuilo.

Ipan ojtin, ye miyak kistinemej tlakamej
inka inteposuan, sa xoxotlatinemej inxijlan.
Telpochkokonej melauak kinekej ijkon kistinemiskej
kuajkon tej seke tajtin, kinkixtsiaj inkoneuan.

Kijtouaj kampa kuak on tepostin chijchaj,
melauak ueye tetlatsiaj inka inkualaktsin. 

Se ueuentsin kijtoua kampa on tlitsintle
niman kualaktle amo tlanemiliaj, maske tej,
kintlakuijkuilia uan san telpokakokonej
kampa yajuamej tej ken kojxoxoktin
uan sese ixtlapanej niman uejkauej tlatlaj,
uan tla xuelej tlatlaj, kuajkon melauak pokisaj
niman tla poliuej xuejka komonextsiaj.
Uan ye ueuentsitsintin xoktepaleuijkej,
tla uetsej, kuajnokauiliaj, xok notelketsaj,
xok kinekej nemiskej.
Kuajkon tej kintlakuijkuiliaj uan telpokakokonej,
kokonej uan tlaixnamikiskej,
uan ueliskej melauak kimiktiskej
san akinon kinyakapan tsatsakuilia.

Ye youej kampa xkinekej makimajokuikan,
tla okimajokej, kuajkon tej kineke tlajtlajkuijkuiliskej
tla kuaskej se bala inmixkuatipan noso tla nemiskej,
tla nemej kuajkon tej
kineke temiktiskej oke yajuamej.

Sesentemej ye yajtiuej,
kinkajteuaj ojtsitsintin sa yajuamej,
kinkajteuaj inkaltsitsiuan niman intajtsitsiuan
uan ixtenchojchokaj niman kinemiliaj: ¡amo xuiya nokonej!
kema oksejpa tlanemiliaj niman kijtouaj: ¡maijke tej xuiya!

 

Migrantes

Se van de uno en uno.
Los guía la lejanía en busca de vida.
La vida para ellos es vivir a su modo
y por eso la buscan.

A sus casas ha llegado el abismo,
no como se los han contado 
sino como lo viven sus ojos
porque, al parecer,
en las calles sólo camina el miedo 
y los gritos creados de la nada.

En las calles la moda es andar
con algo reluciente en la cintura.
Los más pequeños son muy aficionados a esa moda
y, por eso, algunos padres sacan a los hijos de sus casas.

Cuentan que cuando los fierros escupen,
queman todo con su ácida saliva. 

Un viejo del pueblo dice que el fuego
y la saliva no piensan, sin embargo, 
siempre acaban reclutando a los más jovencitos
porque son árboles tiernos
que fácil se parten y tardan más en quemarse
y si no, al menos les saldrá mucho humo
y serán fáciles de localizar. 
Los hombres viejos no sirven
porque se dejan caer a la primera,
se niegan a vivir porque da lo mismo.
Por eso escogen a los más tiernos,
aquellas valerosas manos
adiestradas para prenderle fuego
a quien se les atraviese.

Los migrantes se van porque si los levantan,
tendrán que elegir entre una bala o la vida,
pero no cualquier vida, 
sino aquella que cobrarán con otras más.
Se van de uno en uno
dejando las calles solas, 
las casas solas y a los padres solos
con lágrimas que gotean un “no te vayas
pero mejor, vete”. 

 

I

Mekapapalotsintle 
xuiya kanka otiualej,
xkimitate moxochiuan uan toktokej.
Xkisa ajakaichpokatsin,
xuiya ipan momekatlal.

 

I

Negra mensajera,
coge el camino que has abandonado,
regresa a ver tus flores enterradas.
Lárgate hija del viento,
regresa a la tumba del vuelo. 

 

Amo xchiua

Amo xkisa ,
amo xmotlalo,
amo xtlanemile.
In ikxiojtin kimpiyaj intlapijpixkauan
uan ijtokaj tlakaajakamej,
siuakojkoltsitsintin
niman xochikokonej.

Amo xchoka, 
amo xuetska,
amo xmijyote.
Kampa tla timijyotsia poliuis tlaltipaktle,
tlaltipaktle kan chantej toniuan uan tlachistokej,
tlaltipaktle uan ijkatok ipan se miktlaltipak.

Amo xtlanemile, 
amo xisteuetska,
yamok xtlajkuilo, 
xkinkauile san noyajuamej matlajtokan tonaltsitsintin. 

 

Recomendación 

No salgas, 
no hables, 
no pienses.
Las veredas que pisas tienen sus espías
llamados hombres-viento,
mujeres-abuelas
y niños-flores.

No llores,
no rías,
no respires. 
Porque si respiras se perderá el mundo
que parece de los vivos,
cimentado sobre una tierra de muertos. 

No pienses, 
no sonrías,
deja de escribir, 
que el presente hable por sí solo. 

 

Intajtsitsiuan ayotsitsintin no uelej patlanej

Uelej patlanej inkuatipan sokitlalkontin
inkuatipan miktlalkontin
Uelej patlanej inkuatipan tepossayolimej
Ipan ojtin techichikuitoltikej niman xalyojkej
Uelej kinyekana miyakej ayotsitsintin 
Chikauak oyouaj kampa xaka najnauate
Kitekotonaj on tlatsakuajle kampa nemej
on tekapotschichetsopilomej uan kamelauak texipaltikej

Intajtsitsiuan ayotsitsintin no kimpiyaj
inmastlakapaluan
Inmastlakapaluan uan amo kaman siouej
Inmastlakapaluan uan melauak yolchikajkej 
niman tlamachaj ika tonajle niman ika yeuajle

Intajtsitsiuan ayotsitsintin no uelej nejnemej
Nejnemej ixtlapojtiuej
nejnemej ixkualantiuej
maske tej nochojchokaj
ueye kinajmanchiua on uitstsintle
uan tlalaktok tlatlajko inyolo

Intajtsitsiuan ayotsitsintin tlakuiteuaj
Tlakuiteuaj kampa kitlasojtlaj inyesyojtsin
kampa kintlasojtla insiuatsitsiuan
kampa kintlasojtlaj inkoneuan
Amo kinokauiliaj inka manomapojpouakan
intlaluayotsitsiuan 

Intajtsitsiuan ayotsitsintin no melauak apismikej 
Kinekisiaj kiminextisiaj inkonetsitsiuan
Kinekisiaj kinkitskisiaj, kintenkuasiaj, kinnapalosiaj
Ipal on tlamantle tej amo nokauaj, kintemouaj 
niman kintemouaj ipan inauiuilakachuan on ueyeatl 
atlanelouaj ipan inayeualuan on tetojtomaktikej
tsopilokotsmatiltin
uan xtla kimatej, uan amo itla kinkokoua

Intajtsitsiuan ayotsitsintin no omesempoaltin iuan yeimej
ome sempoaltin iuan yeye tlakamej uan nomateketsaj
ome sempoaltin iuan yeye tlakamej uan tsajtsej ika yekpakilistle
ome sempoajle iuan yeye
ome sempoajle iuan yeye 
ome sempoajle iuan yeye… 

 

Los padres de las tortugas también saben volar

Volar sobre pantanos
y fosas clandestinas
Volar más allá del ruido de las moscas de fierro
Volar sobre carreteras curvuosas y arenosas 
Dirigir a miles de tortugas
Romper y burlarse del silencio
Romper los cercos
de perros-zopilotes hambrientos

Los padres de las tortugas también tienen alas
Alas de aliento incansable
Alas de fuerza para sobrevivir 
bajo días y noches de espera

Los padres de las tortugas también saben caminar
Caminar con la frente en alto
con la mirada llena de rabia 
aun a pesar de las lágrimas 
aun a pesar de la espina
clavada en el centro del corazón

Los padres de las tortugas también saben luchar
Luchar por su sangre
por sus esposas
por sus hijos
Defender la dignidad humana
desde sus raíces
Los padres de las tortugas también tienen hambre
Hambre de encontrar a sus hijos
Hambre de poder tocarlos, besarlos, abrazarlos
Gritar con ellos para crear ecos
Por eso nadan y nadan
sobre mares arremolinados
sobre lagos de pingüinos gordos
e inhumanos
Los padres de las tortugas también son cuarenta y tres
cuarenta y tres puños levantados
cuarenta y tres gritos de esperanza
cuarenta y tres
cuarenta y tres
cuarenta y tres…

Traducido del náhuatl por Martín Tonalmeyotl

En otros idiomas

Mario Bellatin
Número 13

En nuestro décimotercer número, presentamos a dos figuras innovadoras e inclasificables de las letras latinoamericanas: del presente, el escritor mexicano Mario Bellatin, y del pasado, el escritor chileno Juan Emar. Junto a estos autores, destacamos el teatro latinoamericano por primera vez con un guión de Ramón Griffero y la poesía en lengua nahuatl de Martín Tonalmeyotl, además de entrevistas, reseñas, adelantos exclusivos y más de escritores como Rosario Castellanos, César Aira y Salgado Maranhão.

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Autor destacado: Mario Bellatin

Dossier: Juan Emar

Entrevistas

Ficción

Literatura Brasileña

Literatura Indígena

Teatro

Poesía

Adelantos de traducción y novedades editoriales

Sobre la traducción

Nota Bene