Recordando a Fogwill

 

Fogwill con máquina de escribir, circa 1980. Foto: Fogwill Archive / Cortesía de la familia Fogwill.

¿Qué hay detrás de un nombre?

La mayoría de los ensayos que conforman este dossier hacen referencia al nombre de Rodolfo Enrique Fogwill, uno de los autores argentinos más importantes de su generación, fallecido ya hace diez años. Era “Quique”, para los amigos. O “Kike”, como lo prefería. “Fogwill” a secas, como logró que lo conocieran. Fogwill como adjetivo y marca. Hasta se menciona su tercer nombre: Samuel, como el de su padre. Estos distintos nombres se corresponden con las distintas caras y vidas del autor de la novela de la guerra de Malvinas Los pichiciegos, un hombre que además fue tanto más que eso: escritor creativo para una marca de chicle, navegante aficionado, ex estudiante de medicina, padre, amigo, crítico, un “niño terrible”, un “provocador cultural, sociólogo de profesión, poeta por repulsión, narrador famoso por equivocación”, y, según Borges, el hombre que más sabía de tabaco y coches. Para conmemorar el décimo aniversario de su muerte, celebramos a todos esos hombres en Fogwill. 

 

Fogwill como estudiante de medicina (izquierda) y como navegante en los años setenta (derecha). Foto: Fogwill Archive / Cortesía de la familia Fogwill.

Dos archivos

“Parecía una casa en pausa”, dice Verónica Rossi al recordar la primera vez que entró a la casa de Fogwill después de su muerte. Nada había sido cambiado de lugar: “Había plantas, pilas de papeles, cajas con libretas, revistas y recortes de prensa, fotos, sogas, cables colgando, accesorios de su velero y varias computadoras desarmadas repartidos por todo el lugar”. Por cortesía de la familia del autor, incluimos en este dossier algunos de los materiales que componen el Archivo Fogwill: fotos, cartas, postales. Otros tantos vinieron de nuestros colaboradores y sus propios archivos. 

 

Fogwill de joven con máquina de escribir. Foto: Fogwill Archive / Cortesía de la familia Fogwill.

Porque hay un segundo archivo. Los ensayos de este dossier también dan cuenta del lugar indiscutible que Fogwill ha ocupado en el Archivo de la literatura argentina y en los archivos personales de sus escritores. En su ensayo, Daniel Link dice: “Sí, Fogwill forma parte de mi archivo, entendido no como una colección polvorienta de papeles sino como aquello que define mis propias condiciones de enunciación (que es casi como decir de existencia)”. Rodrigo Fresán se lamenta no haber sido parte de su biografía y corrige la omisión con su propio testimonio. Roberto Brodsky recuerda cuatro encuentros con el autor. Francisco Garamona narra la historia de su biblioteca y Los libros de la guerra. Es como si todos tuvieran una anécdota Fogwill que contar. 

 

Fogwill con Ignacio Echeverría. Foto: Fogwill Archive / Cortesía de la familia Fogwill.

El último punk

“Escribo para no ser escrito”, decía siempre él. Y, con este dossier, como indica Ana María Shua en su ensayo, lo traicionamos. Escribimos sobre él y lo recordamos. También esperamos presentarlo al público angloparlante, una audiencia a la que tal vez todavía le es desconocido. Fogwill fue traducido al francés, alemán, croata y mandarín. Pero en inglés, apareció solo, y recién en 2007, Los pichiciegos traducida por Nick Caistor y Amanda Hopkinson, muy a pesar de su autor, como Malvinas Requiem. Cerramos el dossier entonces incluyendo el cuento “Muchacha Punk” de Fogwill, traducido por Will Vanderhyden; un cuento ya clásico de la literatura argentina pero inédito en inglés hasta ahora. El cuento es clave porque no sólo le ganaría al autor el premio Coca-Cola (y la famosa controversia a la que varios autores del dossier hacen referencia), sino porque también le abriría las puertas de su carrera literaria. Esperamos que también sea la puerta de entrada de nuevos lectores al universo Fogwill.

 

Fogwill escribiendo en su computadora. Foto: Fogwill Archive / Cortesía de la familia Fogwill.
 

Visita nuestra página de Bookshop y apoya a las librerías locales.

En otros idiomas

Fogwill in LALT
Número 15

En nuestra edición de agosto de 2020, celebramos el trabajo de escritoras y traductoras en honor al Women in Translation Month, a través de las obras de Victoria de Stefano, Krina Ber, Rowena Hill y Margara Russotto: cuatro mujeres unidas por su experiencia de emigrar a Venezuela, viajando desde sus idiomas originales hacia la escritura en español. También rendimos homenaje a un gigante de las letras latinoamericanas, Rodolfo Enrique Fogwill, en el décimo aniversario de su muerte, y destacamos la obra del escritor mé’pháá Hubert Matiúwàa en nuestra sección de Literatura Indígena. Este #WITMonth se enriquece a través de los avances exclusivos de los próximos libros de traductoras y, en especial, con la excelente conversación con la traductora Annie McDermott, además de poesía, ficción, entrevistas y reseñas de los nuevos lanzamientos en América Latina.

Foto de portada: Grupo Mondongo

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Autor destacado: Fogwill

Cuatro escritoras venezolanas

Ficción

Poesía

Ensayos

Chronicle

Entrevistas

Literatura Indígena

Adelantos de traducción y novedades editoriales

Sobre la traducción

Nota Bene