Poemas pareados de Bichos

 

Foto: Manuel Cordero, Unsplash.

Mariposa

La realidad se posa y es del lento
pavo real. La mariposa, en cambio,
es un instante vuelto cosa, tan vio-
lenta en su vanidad morosa, viento

que se impacienta y se abanica. Es sorna
contra la muerte que la adorna, antojo
que igual que todo lo que advierte el ojo
—o casi— no es real. Sola, se torna-

sola y se dora, torna en danza muda
su mudanza. La realidad decora,
disuade, cansa —agrega a cada hora
mansa sustancia ciega. En cambio, anuda

el aire a su ansia suelta y va, no obstante,
la mariposa vuelta vano instante.

                    Ezequiel Zaidenwerg

 

Tu mariposa

Y ahora escribiste, en tu pena,
un poema de amor, pese a cierta frialdad,
una ausencia de pronombres.
Vanidad, instante, realidad…
todo suena altisonante, cosas que no duran
más que un rato de la infancia,
cuando no es pecado la ciencia
del narcisismo. Lo mismo
tu mariposa (¿es tuya?),
sola, es sustancia feliz,
y habrá que dejar que huya,
porque es amor que solamente por un rato
desafía a la muerte. Tuviste suerte:
la tuviste, fue tuya,
aunque sea un par de días.
¿O serás ese pavo real,
bello, sólido y estólido,
que despliega orgulloso sus plumas
y que al final sólo conoce del amor
la suma?

                    Mirta Rosenberg

 

Alacrán

El alacrán carnal, el de la espalda
del brazo con puñal, ¿soy yo? ¿sos vos?
Dos alfileres romos en un cos-
turero es lo que somos. Al final, da

igual: si el mundo es un dedal, pañuelo
de metal, de batirse a duelo. A cada
cual su alacrán, su lacra nacarada,
pero la nada y su aguijón —sabelo—

son señuelo y carnada. Hacete fan
del alacrán –su don, su impar talento:
hipnotizar con la ficción del cuento
pendiente.  Y no te miento:  el alacrán

frente a los dos suspende nuestra historia,
vaivén del burro ante la zanahoria.

                    Ezequiel Zaidenwerg

 

Tu alacrán

Aquí termina el deseo
                                aquí
se vuelve feo y se va
con el alacrán —un bicho con A—
que elimina la ansiedad
y esa rabiosa necesidad.
                                En puñal de ustedes,
el que les presta ese bicho,
acaba con el gualicho y sirve
para cortar las redes
que a los dos tuvo sujetos.

Nadie quiso ser objeto.

Es deseo en los bichos,
                                amigos míos,
aunque no me fío, sirve para encarnar
                                               la historia.
Como siempre, no se sabe
lo que es más importante:
en el juego del amante
quién fue el que hizo de burro
y quién fue la zanahoria.

                   Mirta Rosenberg

 

Visita nuestra página de Bookshop y apoya a las librerías locales.

En otros idiomas

Fogwill in LALT
Número 15

En nuestra edición de agosto de 2020, celebramos el trabajo de escritoras y traductoras en honor al Women in Translation Month, a través de las obras de Victoria de Stefano, Krina Ber, Rowena Hill y Margara Russotto: cuatro mujeres unidas por su experiencia de emigrar a Venezuela, viajando desde sus idiomas originales hacia la escritura en español. También rendimos homenaje a un gigante de las letras latinoamericanas, Rodolfo Enrique Fogwill, en el décimo aniversario de su muerte, y destacamos la obra del escritor mé’pháá Hubert Matiúwàa en nuestra sección de Literatura Indígena. Este #WITMonth se enriquece a través de los avances exclusivos de los próximos libros de traductoras y, en especial, con la excelente conversación con la traductora Annie McDermott, además de poesía, ficción, entrevistas y reseñas de los nuevos lanzamientos en América Latina.

Foto de portada: Grupo Mondongo

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Autor destacado: Fogwill

Cuatro escritoras venezolanas

Ficción

Poesía

Ensayos

Chronicle

Entrevistas

Literatura Indígena

Adelantos de traducción y novedades editoriales

Sobre la traducción

Nota Bene