Tres poemas

 

Margara Russotto, poeta venezolana.

Mensaje desde el reino sin la o

Aquí es td muy difícil,        
amiga. 
Ha desaparecid el café y el azúcar.
Y también la enhe 
de mi máquina
que está a punt
de caramel.
Más fácil sería escribirte
en papir egípci.
N  te precupes. Usarems ls quipus,
y ls verss de la Mistral
que de brasa ardiente
iluminan mi mesa
sin electricidad.
Y cuand te diga, de aquél,
juventud divin tesr
ya tú me habrás entendid.
En mi escritri
está la nvela francesa que me mandaste.
Gracias, amiga! Es muy interesante
esa náusea,
se parece un pc a la de mi mamá.
Ella también te manda saluds. 
Recibe un bes incomplet. 
Tu amiga de siempre,
María Dlres.

 

Volver con los caballos

Volver con los caballos
al comienzo de todo. Ir a su encuentro
por la ruta de los girasoles inquietos.
Con los caballos ser uno
antes que las nubes
se precipiten
en el fin del mundo. 
Volver
en gloriosa partícula 
de contemplación. Estarse 
caballamente en la pestaña 
del ojo distraído 
en el gran diente rumiando la hierba. 
Volver al galope del anca
pulsando el aire seco.
En la crin dividida o indomable  
estarse como en su propio espasmo.
Volver 
volver con los caballos
a cruzar la frontera
a pastar
a trotar
a eludir falsos obstáculos
e ilusorias ganancias
volver a cocear
a cabecear la espera
a sacudirse el moscón con la cola
a parir 
el palpitante potrillo
una noche de tormenta.

 

Osos

Es breve
la hibernación del oso pardo.

Con el deshielo de las primeras aguas
ya se agita,
bosteza y se estira
pisoteando los brotes de lavanda.
Ruge fuerte y marca
con aspaviento de danza
su territorio.

Los vecinos se inquietan:
¡Domestique a su oso, señora!

No me importa.
Yo los desprecio
y les hago así.

Y durante todo el verano entonces
le rasco la espalda a mi oso,
todo el verano 
con mis largas pezuñas encrespadas para eso
porque para eso las tengo
y para eso nací.
Y aunque el sol esté alto
sigue mi cabeza en la oscuridad de sus fauces
para la higiene matutina.

¡Peligroso viejo oficio!

Y después nos revolcamos al sol
            señores de la montaña
y estornudamos aparatosamente
por tan extrema sensibilidad al polen  
y nos mordemos hasta sangrar.

Sé que el invierno no me aturdirá.
Bajo el peso de su pelambre
no habrá frío ni soledad
aunque se aplasten las flores de lavanda.

Hacia el otoño nos iremos al norte
porque migrar es preciso.
A las altas tierras del pielroja y el bisonte
donde siempre es primavera.

Todo el salmón del río espera por nosotros.
Quiere ser devorado totalmente
ansioso de saltar del agua a la garganta.

Lo comeremos felices.
Felices lo comeremos.

Todo lo comeremos

     Indios
         cazadores 
             fotógrafos curiosos de National 
                                                      Geographic 

Todo el estado de Montana nos comeremos.

Nada  nos detendrá.

Somos leyenda.

En otros idiomas

Latin American Literature Today No. 10
Número 10

En nuestro décimo número, cuestionamos los valores de la literatura y el periodismo en los tiempos de la postverdad a través de las palabras del escritor mexicano Juan Villoro y exploramos los nuevos territories de la literatura digital en un dossier curado por Scott Weintraub. También destacamos las memorias de la masacre de Tlatelolco del 1968 contadas a través de la narrativa gráfica, nuevas perspectivas sobre la traducción de Shakespeare al español con un ensayo de Braulio Fernández Biggs y la literatura wayuu del lado venezolano de la frontera que atraviesa sus tierras ancestrales.

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Autor Destacado: Juan Villoro

Dossier: Literatura digital

Ensayos

Literatura Indígena

Ficción

Poesía

Entrevistas

Adelantos

Chronicle

Sobre la traducción

Narrativa gráfica

Nota Bene