Nota Bene: Mayo 2018

 

 

Pedro A. González Moreno: La mujer de la escalera

Un suicidio y un misterioso asesinato sirven de arranque a este relato donde dos universitarios recién licenciados afrontan una misión que cambiará sus vidas para siempre: la de localizar unos antiguos libros de teatro medieval. Así comienza una trepidante búsqueda en la que los personajes acabarán encontrándose consigo mismos y con su propio destino, trazando a la vez el retrato de una generación fronteriza que luchó por conseguir un espacio propio en la España de los últimos años setenta y principios de los ochenta.

 

Benjamin Moser: Por qué este mundo: una biografía de Clarice Lispector

En esta biografía, que es ya un libro de referencia en todo el mundo, Benjamin Moser desentraña los mitos que rodean a una de las más extraordinarias figuras de la literatura contemporánea y nos muestra cómo Clarice Lispector transformó su lucha personal como mujer en una obra de resonancia universal.

 

 

 

Carlos Busqued: Magnetizado

Construido a partir de grabaciones de entrevistas, documentos forenses y recortes de diarios, Magnetizado es un texto raro y difícil de clasificar. Evita la interpretación y el juicio, dejando espacio para lo único que puede acercarnos a comprender la naturaleza de los crímenes: la voz de su protagonista. Acompañado por esa voz, el lector cruza la puerta del asesinato múltiple  y se instala en la perturbadora habitación vacía que hay al otro lado.

Un libro sobre el crimen, pero también sobre una manera de habitar el mundo, o de ausentarse en él.

 

Leonardo Padura Fuentes: La transparencia del tiempo

A un Mario Conde a punto de cumplir sesenta años, y que se siente más en crisis y más escéptico que de costumbre con su país, le llega de manera inesperada un encargo de un antiguo amigo del instituto, Bobby, que le pide ayuda para recuperar la estatua de una virgen negra que le han robado. Conde descubre que esa pieza es mucho más valiosa de lo que le han dicho, y su amigo tiene que confesarle que proviene de su abuelo español, que, huyendo de la Guerra Civil, la trajo de una ermita del Pirineo catalán. En los bajos fondos de La Habana, Conde da con un sospechoso al que acaban matando. Con el asesinato de otro cómplice, Conde descubre una inesperada trama de galeristas y coleccionistas extranjeros interesados en la talla medieval, y se tropieza inevitablemente con la policía de homicidios de La Habana. Pero, en capítulos intercalados, La transparencia del tiempo también cuenta la epopeya a lo largo de los siglos de la estatua, una virgen negra traída de la última cruzada a una ermita del Pirineo por un tal Antoni Barral, y será otro Antoni Barral quien la salve y se vea obligado a embarcar como polizón rumbo a La Habana.

 

Mario Vargas Llosa: La llamada de la tribu

La diferencia entre La llamada de la tribu y otros libros como El pez en el agua es que aquí el protagonismo no lo tienen las vivencias del autor, sino las lecturas que moldearon su forma de pensar y de ver el mundo en los últimos cincuenta años. El Nobel peruano ha hecho una cartografía de los pensadores liberales que le ayudaron a desarrollar un nuevo cuerpo de ideas después del gran trauma ideológico que supuso, por un lado, el desencanto con la Revolución Cubana y, por otro, el distanciamiento de las ideas de Jean-Paul Sartre, el autor que más lo había inspirado en su juventud.

Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin, Jean-François Revel, le fueron al autor de enorme ayuda durante aquellos años de desazón, mostrándole otra tradición de pensamiento que privilegiaba al individuo frente a la tribu, la nación, la clase o el partido, y que defendía la libertad de expresión como valor fundamental para el ejercicio de la democracia.

 

Sergio Ramírez: Juan de Juanes (Óleo sobre tabla)

“Leer este libro, en el que estoy tan acompañado, es como volar con Sergio, formar parte de un milagro. Siempre creí que gastaba bromas cuando me llamaba Juan de Juanes. Después, cuando leí este libro, embobado, maravillado de su magia, comprobé que había convertido esa broma aparente en una magia como de Borges: todo lo que parece es, y a veces es también lo que deja de parecer. Leí este libro con el entusiasmo asustado: cómo de lo que para otros hubiera sido un celaje, un avistamiento, en Sergio Ramírez es una metáfora sobre la tierra, una luz. Cuando lean este libro entenderán hasta qué punto la palabra magia, como las palabras Borges o Cortázar, no son exageraciones ni adjetivos, es el sustantivo que mejor define el estilo aéreo, volátil y profundo como la piel". -Juan Cruz Ruiz

 

Ricardo Chávez, Ignacio Padilla, Pedro Ángel Palou, Eloy Urroz, Jorge Volpi: Manifiesto del Crack/Postmanifiesto del Crack

“El Crack es como una novela: tiene su principio, su clímax y su desenlace inesperado y no siempre feliz, pero esto, la verdad, no importa demasiado, lo mismo que no importa que Don Quijote haya muerto en 1615 o 1616… La duración, el gozo, la lectura infinita es lo único que, al final, importa”. -Eloy Urroz

 

 

 

 

José Acevedo: Metamorfosis y otros relatos

“Cuenta historias que más bien parecen testimonios de seres que, hasta el momento que la inventiva del autor los tocó, se creían normales.” -Europe Press

“Ni la construcción narrativa, ni los personajes de Acevedo, se atienen a las normas, el tiempo en algunos casos de balancea hacia adelante y hacia atrás, el presente puede ser pasado, y algunos pasados pueden sólo existir en una nostalgia tan fantasiosa como necesario.” -Periódico Irreverente
 

 

Rodrigo Arriagada: Extrañeza

“Si la elegía se entiende como una “composición lírica en que se lamenta la muerte de una persona o cualquier otro acontecimiento infortunado”, Extrañeza es una elegía. Pero que contiene y expresa un lamento desacostumbrado, peculiar, incómodo incluso: lo que aquí se gime es el fin de lo que jamás pudo ser, pues había nacido muerto…” -Braulio Fernández Biggs

 

 

 

Arturo Pérez Reverte: Eva

Marzo de 1937. Mientras la Guerra Civil sigue su trágico curso, una nueva misión lleva a Lorenzo Falcó hasta Tánger, turbulenta encrucijada de espías, tráficos ilícitos y conspiraciones, con el encargo de conseguir que el capitán de un barco cargado con oro del Banco de España cambie de bandera. Espías nacionales, republicanos y soviéticos, hombres y mujeres, se enfrentan en una guerra oscura y sucia en la que acabarán regresando peligrosos fantasmas del pasado.

 

 

Javier Marías: Berta Isla

Muy jóvenes se conocieron Berta Isla y Tomás Nevinson en Madrid, y muy pronta fue su determinación de pasar la vida juntos, sin sospechar que los aguardaba una convivencia intermitente y después una desaparición. Tomás, medio español y medio inglés, es un superdotado para las lenguas y los acentos, y eso hace que, durante sus estudios en Oxford, la Corona ponga sus ojos en él. Un día cualquiera, «un día estúpido» que se podría haber ahorrado, condicionará el resto de su existencia, así como la de su mujer.

Berta Isla es la envolvente y apasionante historia de una espera y de una evolución, la de su protagonista. También de la fragilidad y la tenacidad de una relación amorosa condenada al secreto y a la ocultación, al fingimiento y a la conjetura, y en última instancia al resentimiento mezclado con la lealtad.

O, como dice una cita de Dickens hacia el final del libro, es la muestra de que «cada corazón palpitante es un secreto para el corazón más próximo, el que dormita y late a su lado». Y es también la historia de quienes quieren parar desgracias e intervenir en el universo, para acabar encontrándose desterrados de él.

 

María Zambrano: Obras Completas IV: Tomo I

Este volumen IV completa la edición de los 23 libros que Zambrano dio a publicar. Este tomo I recoge Claros del bosque, De la Aurora y Senderos. Los dos primeros muestran una continuidad temática desde perspectivas diferentes: la vía positiva de Claros del bosque - en ello gemelo de Notas de un método… y la vía negativa de De la Aurora - proseguida en Los bienaventurados, que radicaliza la crítica cultural de Occidente, según la que vivimos en la era de la ocultación de las aguas primeras de la vida, pero cuyo reverbero permanece en el ser humano y de lo que es símbolo la aurora como antítesis del reino del sol, del puro poder. Senderos recopila Los intelectuales en el drama de España y La tumba de Antígona, por lo que se ofrece con un cuerpo de letra menor y sólo con el indispensable aparato crítico.

 

Magalí Etchebarne: Los mejores días

Estos son cuentos sobre mujeres sabias. Ciertos eventos se desencadenan, de manera exquisita y poética, hasta llegar a un pasaje que es una iluminación: el momento preciso de aprender algo importante. Una chica, por ejemplo, pasa su primera luna de miel con el novio, en las sierras. Todo parece a punto de naufragar entre los dos. Una tarde ella se encuentra descalza frente a frente con un escorpión. La chica logra que su problemático novio haga un intento por capturar al animal que amenaza sus vidas pero, para hacerlo, deben dar vuelta la casa.

No sólo presenciamos aquí el momento en que una experiencia se fija, también leemos cómo esa experiencia se transmite y se constata: “Un hombre, me dijo una vez mi mamá, es un animal pequeño que se ve inmenso”.

 

Andrés Neuman: Fractura

El señor Watanabe, superviviente de la bomba atómica, se siente un fugitivo de su propia memoria y está a punto de tomar una de las decisiones más cruciales de su vida. El terremoto previo al accidente de Fukushima provoca un movimiento de placas que remueve el pasado colectivo.

Cuatro mujeres narran sus vidas y sus recuerdos de Watanabe a un enigmático periodista argentino, en un recorrido sentimental y político por ciudades como Tokio, París, Nueva York, Buenos Aires o Madrid. Este cruce de idiomas, países y parejas va revelando cómo nada ocurre en un solo lugar, cómo cada acontecimiento se expande hasta hacer temblar las antípodas. El modo en que las sociedades recuerdan y, sobre todo, olvidan.

En Fractura se entretejen amor y humor, historia y energía, la belleza que emerge de las cosas rotas. Con esta novela Andrés Neuman regresa con fuerza a la narrativa de largo aliento, que lo consagró internacionalmente con El viajero del siglo, y firma su obra mayor.

 

Joanna Walsh: Vértigo

"Estos cuentos evocadores e inolvidables de Joanna Walsh dan un vértigo literal - el sentimiento que dice, si me caigo, no me caigo hacia la tierra sino hacia el espacio - por explorar el espacio entre las cosas. Esperando noticia alguna en un hospital de niños, pensando en los coqueteos online de su esposo, observando los turistas y la gente del barrio en un lugar arqueológico del tercer mundo, su narradora se acerca al estado de pánico oprimido, que late debajo del todo que normalmente se domina por nuestras percepciones desafinadas de la vida cotidiana. Vértigo es un libro original y asombroso." -Chris Kraus

 

Francisco Larios: Los Hijos de Whitman

Subyace una pulsión extraña a la polifonía de los tiempos que corren. Una indecible arquitectura fundamentada tanto en la tradición como en la negación de la misma, la cual permite reconocer un todo sin posibilidad de aislarlo. Este denso torrente de voces toca a la poesía y la vuelve tan compleja como el mundo de donde emana. Así Los Hijos de Whitman, selección de poetas y poemas realizada y traducido por Francisco Larios, consigue presentarnos una entidad dinámica la cual refracta la compleja sincronía de la tensión latente en la poesía norteamericana contemporánea; tensión pura en un lirismo complejo, cambiante, enteramente moderno. Un cauce donde deviene imposible descifrar las distintas voces del agua que brota de cada poema, pero donde sí percibimos la densidad de la poesía. 

 

Miguel Bonnefoy: Black Sugar

De un autor premiado viene esta fábula del realismo mágico sobre la avaricia y la corrupción en Venezuela. Black Sugar nos da una perspectiva fascinante sobre el desarrollo socioeconómico durante el siglo XX a través de una familia cultivadora de la caña de azúcar. Además, nos cuenta sobre el tesoro escondido y el legendario pirata Henry Morgan.

 

 

 

Miguel Gomes: El desengaño de la modernidad

Este libro se propone ofrecer un retrato de la que considero una de la tendencias más significativas de la literatura venezolana de fines del siglo XX y del nuevo milenio: la crítica colectiva del optimismo desarrollista común en los discursos estatales, en particular, durante las décadas de 1960  y 1970, pero aún no ausente del imaginario oficial o del de amplios sectores de la población en el momento en que concluye la redacción de estas páginas, a mediados de 2017. 

Me propongo retratar una de la tendencias más significativas de la poesía y la narrativa venezolana de los últimos tiempos, e insisto en estas palabras porque para nada pretendo agotar lo que las letras del país ofrecen. Algunos autores consagrados y activos - Rafael Cadena, Alejandro Oliveros, Victoria de Stefano, Ednodio Quintero, Eduardo Siendo o José Balza, para mencionar solo seis casos - no son objeto de atención pormenorizada; tampoco he aspirado a inventariar exhaustivamente la cantera de los más jóvenes. Mi selección ha reposado en la capacidad de ciertos textos de articular, con intensidad, la “insatisfacción” a la que también me he referido lo hagan a primera vista o no, se necesite o no para percibir la intervención del crítico en el papel de hermeneuta. 

 

Luis Chaves: Vamos a tocar el agua 

Un año en Berlín. Cuatro estaciones y una más. Dos adultos y dos niñas. Un ojo torcido hacia el país que quedó atrás y las ausencias que nunca lo son; el otro puesto no en el futuro, sino en lo urgente: el kínder de la menor, la birra que se enfría en una ventana invernal, el agua de mar donde se reconoce una familia extranjera. Tales son los pequeños dramas cotidianos que el escritor convierte en monumentos al afecto y relatos de época.

 

 

Yolanda Pantin: Lo que hace el tiempo

–Bienvenida a tu cueva,

me dice la penumbra.

–Saludos, Yolanda,

me recibe la parentela.

–Saludos, almas de la casa. 

 

 


 

LITERATURA EN TRADUCCIÓN:

Mircea Castarescu: Solenoide

Considerada unánimemente por la crítica la obra cumbre de Mircea Cărtărescu hasta el momento, Solenoide es una novela monumental en la que resuenan ecos de Pynchon, Borges, Swift y Kafka. Estamos ante el largo diario de un escritor frustrado que desgrana su infancia y su adolescencia en los arrabales de una ciudad comunista, devastada, gris y fría —una Bucarest alucinada, dotada de una melancolía abrumadora—. Profesor de Rumano en un instituto de barrio, con una carrera literaria fracasada y una profesión que no le interesa, compra una casa antigua con forma de barco, construida por el inventor de un solenoide, que alberga una extraña maquinaria: un sillón de dentista dotado de un tablero de mandos. Pronto intima con una profesora que ha sido captada por una secta mística, la de los piquetistas, que organizan manifestaciones nocturnas por los cementerios de la ciudad y por la Morgue. Mientras tanto, el narrador se enfrenta a alucinaciones que le revelan la verdad de su existencia. Solenoide es la piedra de toque en torno a la que gravitan el resto de las ficciones de Cărtărescu. Una obra que atrae todas las pistas, los temas, las obsesiones literarias de un autor genial que se ha ido convirtiendo, poco a poco, en un escritor de culto. - Impedimenta

 

John Cheever: Cartas

John Cheever trazó en sus cartas, durante años y sin saberlo apenas, un autorretrato tan revelador como el que esconden sus cuentos y sus novelas. Prolífico en su correspondencia privada, podía llegar a escribir una treintena de veces semanalmente a amigos, a otros escritores como Philip Roth, John Updike o Saul Bellow, así como a familiares y amantes. A todos ellos les pedía que se deshicieran de unos textos que consideraba pasajeros: «Guardar cartas es como intentar preservar un beso». Sin embargo, sus destinatarios quisieron conservar unas misivas que, editadas y anotadas por su hijo Benjamin, forman una historia tan vívida y humana como cualquiera de sus personajes.

Torturado por su alcoholismo y por una bisexualidad reprimida, Cheever siempre fue un extraño para los que tenía más cerca. Aunque la publicación póstuma de sus diarios hizo patente hasta qué punto el dolor inundaba su vida, sus cartas se convierten en una suerte de ventana que él nunca advirtió, una mirada privilegiada a la fragilidad de sus emociones y a la honestidad con que recibía sus derrotas. Una rendija al universo más íntimo de un buen hombre que reveló en estos textos el vínculo terrible entre su genialidad y sus demonios.

En otros idiomas

LALT No. 6
Número 6

LALT No. 6 va de las fascinantes historias reales del periodismo literario a los mundos extraños del cuento fantástico y la literatura gráfica. Destacamos las crónicas del periodista colombiano Alberto Salcedo Ramos, la ficción especulativa en un dossier seleccionado por Alberto Chimal, y la poesía y prosa escritas en idioma maya yucateco en nuestra serie continua de literaturas indígenas.

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Adelantos de traducción y novedades editoriales

Autor destacado: Alberto Salcedo Ramos

Autor destacado: Alberto Salcedo Ramos

Dossier: Ficción especulativa

Dossier: Ficción especulativa

Dossier: Narrativa gráfica

Dossier: Narrativa gráfica

Ensayos

Ficción

Dossier: Jorge Enrique Lage

Entrevistas

Literatura Indígena

Literatura Indígena

Dossier: Poesía venezolana

Poesía

Nota Bene