De U k’a’ajsajil u ts’u’ noj k’áax / Recuerdos del corazón de la montaña

 

Ana Patricia Martínez Huchim, escritora maya. Foto: Rodrigo Vences Nava, 2015.

–U k’i’ik’el ya’ u k’eexe yéetel u k’i’ik’el wíinik, u bo’otbil ti’ ts’u’ k’áax –ku ya’alik xTuux tun yisíinsik le jkimeno’, ka tu ts’a’ u ja’il yichkíil tu’ux ku cha’akal u yiits le ya’o’.

U k’iinik agosto, tun chúunsiko’ob u meyaj u jóok’siko’ob u yiits le ya’o’. Mixmáak ts’a’ u na’ati’ u kuchko’ob le jkimeno’utia’al u jóok’siko’ob ti’ k’áax, ya’ab k’iin u xíimbalil je’el tu’utal tio’ob tumen jach náach u xíimbata’al tak yéetel tsíimin náach u bejil. Ka te’ep’i yéetel u teep’el, ka tu láak’into’ob buul áak’ab tak tu yuk’o’ob u chukwa’il beeta’ab yéetel a ja’il tu’ux tu yisíinsaj le jkimeno’. ¡Ba’ax u jeel u k’áat áanimas jMaako!

Tu jo’oloje’, tu píik’ sáastal, ka tu biso’ob ti’ juntséel ti’ le nojoch hato, tu’ux ku meyajo’ob ka tu muukkinso’ob tuunich yóok’o’. XTuuxe’ jach tu yaj óoltaj tumen jMaakoe’ yaan u yatam yéetel u paalal yéetel juntúule’ ma’ síijiki’. Tak tun tuklik tu kúuchil tu’ux ku jóok’sa’al u yiits le ya’o’ mix bik’in u k’a’ajsik u Janal Pixan, tumen tu ts’u’ noj k’áaxe’ kex ya’ab máak ku kimile’mun beeta’al u Janal Pixan mixmáak. U pixan jMaako chéen tu juunal kun bin u máan u k’áat yo’och ch’uykinsa’an tu k’ab che’ wa tu joolnaj.

Ka’aj máan k’iine’, ka ts’o’ok u meyaj le jóok’sa’ u yiits le ya’o’ ka tu líik’suba’ob utia’al u suut tu kaajalo’ob, xTuux bin tu’ux mu’uke áanimas jMaako ka tu ya’alaj ti’ yéetel tuláakal u yóol u puksi’ik’al:

–Táanil Ki’ichkelem Yuum, jMaako’, wa kuxa’anen ti’ u jeel ja’ab, le k’iin ken suunaken yaan in bisik a baakel utia’al ka mu’ukkech tu’ux muka’an a wéet ch’i’ibalo’ob: jPiil, xMaas, jDol, xSep. Yaan xan u beeta’al, kex ich óotsilil, a ki’iki’ wo’och janal tu k’iinil kili’ich áanimas.

Ti’ lelo’, ka ka’a suunajo’ob meyaj ka k’uucho’ob naats’ tu’ux muka’an áanimas jMaako ka meyanajo’ob tuláakal le k’iino’ ti’ ch’ak ya’o’. U k’iinil diciembre ka ts’o’ok u meyjo’ch’ak ya’, xTuux bin tu’ux mu’uk jMaako. Bey peek’e’ tun jáalik u muk baak, ka tu bajubaj u láaj luk’se tuuncho’obo’ ka tu machaj u baakel ka tu jaats’lantaj ka tu ch’akaj u le’ ch’iit, ka tu to’aj le baako’obo’, ka tu but’aj tu kúuchil tu’ux ku meen janal.


–La sangre del zapote a cambio de la sangre del chiclero: la montaña se cobra – reflexionaba doña xTuux mientras aseaba al difunto y cuidadosamente recogía el agua del baño en una de las pailas de chicle.

Eran los primeros días de agosto y la temporada de trabajo estaba apenas iniciando. Nadie se ofreció como voluntario para trasladar el cadáver al pueblo; además, el cuerpo no resistiría la descomposición ya que el viaje duraba varios días a caballo, así que amortajaron al difundo con su cobertor y esa noche, mientras lo velaban, cada uno de los presentes le ayudó a descargar sus pecados bebiendo chocolate preparado con el agua de su baño. ¡Qué más quería el muerto!

Al día siguiente, muy temprano, Maco fue enterrado a un lado del campamento. No había picos para cavar, por lo que únicamente colocaron un cerro de piedras encima del cuerpo. XTuux estaba consternada: pensaba en la viuda, en los huérfanos y en el hijo por nacer del difunto, pero le angustiaba también la idea de que nadie le pondría su mesa en los Días de Finados, porque ahí en la montaña, a pesar de tanto difunto, no se celebraba el Día de Muertos. Maco sería un “ánima sola” mendigando la comida colgada entre las ramas de los árboles o en la puerta de las casas.

Cuando terminó la temporada y los chicleros se preparaban para regresar a sus respectivas poblaciones, la cocinera fue donde la tumba del difunto y desde lo más profundo de su corazón prometió:

–Primero Dios, Maco, pero si me concede vida para volver el año próximo, tú descansarás donde tus mayores: don Pil, doña xMas, don Dol, doña xSep y en el mes de los Fieles Difuntos, aunque pobremente, tendrás tu mesa con lo que te gustaba comer.

Al año siguiente, al término de la temporada de chicle, xTuux empuñó su machete y fue a donde la tumba de Maco. Perra escarbando huesos, rascó y rascó hasta encontrar el esqueleto, sacó la osamenta y clasificó los huesos en largos, chicos y redondos. Llevó los montones donde estaban sus utensilios de cocina, los envolvió con hojas de palma ch’iit, acomodándolos después en las ollas. Amarró éstas sobre un caballo y la caravana se enfiló rumbo a su destino.

De la novela U k’a’ajsajil u ts’u’ noj k’áax / Recuerdos del corazón de la montaña

En otros idiomas

LALT No. 6
Número 6

LALT No. 6 va de las fascinantes historias reales del periodismo literario a los mundos extraños del cuento fantástico y la literatura gráfica. Destacamos las crónicas del periodista colombiano Alberto Salcedo Ramos, la ficción especulativa en un dossier seleccionado por Alberto Chimal, y la poesía y prosa escritas en idioma maya yucateco en nuestra serie continua de literaturas indígenas.

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Adelantos

Autor destacado: Alberto Salcedo Ramos

Autor destacado: Alberto Salcedo Ramos

Dossier: Ficción especulativa

Dossier: Ficción especulativa

Dossier: Narrativa gráfica

Dossier: Narrativa gráfica

Ensayos

Ficción

Dossier: Jorge Enrique Lage

Entrevistas

Literatura Indígena

Literatura Indígena

Dossier: Poesía venezolana

Poesía

Nota Bene