De Contra natura

 

Rodolfo Hinostroza, poeta peruano.

Diálogo de un preso y un sordo

George:
      No nos alcanza el pájaro campana? Alinea el sueño
muertos y resurrectos sobre unas paredes pegajosas?
                La mujer olía a lino.
Dime escuchas ese rumor? Es como si trajeran a un 
preso, y ese
chirrido de cadenas es lo único que nos separa del mundo
irreal.
    La mujer olía.
    Y voilà que se vienen
unas falsas sandalias caminando, y nos hablan de Europas
que no conoceremos, de pagodas ahora; esos rastros
indican que han pisado tierra roja, y dónde hay esta
    tierra roja, George?
Un desierto, seguramente, algo calcinado por el sol. El
sol.  Recuerdas?
Hay un sol afuera!
            /Él dice que no hay afuera/
                La mujer olía a mujer.
“Clang, clang” tañen las monedas sobre un plato de estaño,
    oyes?
No te duermas! Quieres
más sueño todavía? George? Cualquier cosa, ese clang
    clang idiota
esa imaginación que va extinguiéndose, esas palabras que
    no quieren
salir,
nos acerca a la realidad.
              Realidad, tu nombre escribo.
              La mujer es ese ruido. El
universo es ese ruido, eh, Capitán? Las esferas oxidadas
producen ese ruido, Saturno gira sobre Escorpión y crispa
    los nervios;
hay un mar también, y la lluvia, y a veces se revuelven,
    quiero decir
que llueve sobre el mar, y caen rayos, y da ganas de
    ponerse a aullar
como un loco. Capitán?
    Un cepo guarda unos huesos, los helados corredores
esconden barricadas de amontillado.
                    Realidad?
                             George?
El pájaro paro se para en las ramas del manzano
                    La mujer olía a sándalo.
Has oído ese cuento
del hombre que cae dentro de un barril, y se va hundiendo,
y al principio se aterra y hace intento de salir,
y luego advierte que ha retornado al vientre de su madre?
                    Ese hombre
volvió a ser puro, George.
Los catatónicos vagan por el centro de la ciudad. Una 
multitud de estudiantes y gente de bien arman una pedrea
    Pero los simples siguen, exclamando, rezando:
“Son los santos, son los santos, oyes mamá?”
                     Ella se sacaba el vestido
por la cabeza./ Pero por qué hablas de ella!
            Ella te empujó con ambas manos
para arrojarte dentro del barril.
        Pero olía a sándalo y a sopa de cebollas.
Esa sombra fue un pájaro, una mariposa,
el sueño de este sueño? Despierta, George!
            Adminístrate. La ronda del sol
no se ve desde aquí. Imposible determinar el tiempo. El
tiempo, esa
sucia palabra. Habla, George. Tú sabías de números
alguna vez,
con música: “Dos por uno dos/dos por dos cuatro/dos
    por tres seis”.
Realidad? Hay que robar estacas y clavarlas
sobre una realidad que se deshace?
                        Ella.
/Él dice que no hay afuera/
                 Te mataría, George. Pero no.
Yo también he dormido varios años,
intermitentemente. Tal vez duermo ahora mismo, y tú
    eres el despierto.
Oh! Entonces sí te mataría. Capitán.
    Ningún ruido. El pájaro tilín no suena tilín no suena.
    Los sentidos se pudren, se pudren. Mañana será el tacto,
los bellos ojos de cuarzo. George? Estás allí?
                    Que oiga tu voz,
un sonido vocálico, cualquier cosa
que no calle jamás. 

 

Imitación de Propercio

I

Oh César, oh demiurgo,
tú que vives inmerso en el Poder, deja
que yo viva inmerso en la palabra.
            Cantaré tu poder? Haré mi SMO?
Proyectaré slides sobre la nuca de mis contemporáneos?
               Pero viene tu adjunto
sosteniendo que debo incorporarme al movimiento
si no, seré abolido por el movimiento.
                No pasaré a la Historia, a tu
Historia, oh César. 80 batallones
quemarán mis poemas, alegando que eran inútiles y brutos.
No hay arreglo con la Historia Oficial.
Pero mis poemas serán leídos por infinitos grupos de clochards
sous le Petit Pont
        y me conducirán a los muslos de Azucena
pues su temporalidad será excesiva
cosa comunicante.
             Sous le Petit Pont
hablando del Tiempo sin implicaciones políticas
corre el Sena, río de cerezas, río limpio,
y hacia las seis de la tarde las cosas se naturalizan
y no conseguirás oh César
que yo me sienta particularmente culpable
por millones de gentes hambrientas. 

II

Los imbéciles han renunciado al Poder: yo
me confieso imbécil.
            Ese juego pragmático y salvaje
por el que bramo y huyo, cosa en la cual
he quemado la mitad de mi juventud
                por aceptar Tu Realidad,
oh, César,
        por decirme mi bocado shakesperiano. Y así
es miserable el tiempo que se pasa sobre la tierra
suponiendo que no hay un infinito
                y además
el mundo de que me sentía mediador
                no existió jamás, y
no lo verán mis días.
            Un puto inútil
según los expedientes de tu estado, Señor del Gran Poder,
un joven lúdico
nonsense.
            Cantaré a la risa
y al ridículo: ésas son cosas ciertamente inmortales,
no tu poder, no tu barbarie, oh César.
            Yo huyo, según tu entendimiento
arrojando latas de cerveza a América
                vagando sous le Petit Pont
donde cantan los jóvenes melenudos
las más bellas romanzas de la época.

III

Oh César, van llegando tus panfletos:
                “Si no te ocupas de política
la política se ocupará de ti”
                puro chantaje.
Qué puede un centurión contra mi sonrisa?
                    Amenazado de muerte?
Y morirán mis reinos interiores, mis poemas, mi nombre
será excluido de las conversaciones?
            Corriente.
                    Creerás que has ganado,
Oh César.
    Eugenio Marchbanks sale, pero ellos nunca sabrán
cuál era su secreto.

IV

La Historia es la incesante búsqueda de un domo cristalino
que hay que mirar como jamás nadie ha mirado
y tus ojos son de esta tierra, Oh César
                el poder corrompió a la Idea
pero la Idea queda
        arbotante y tensión sobre un espacio de aire. 
Tienes quien te haga las canciones heroicas
un puñado de máximas para defenderse de la muerte
y puedes arrasarlo todo
            hombre que duerme
                        /No mandes
a tus terroristas a convencerme que cante tu célebre continuum
    represivo
yo reposaré esta noche entre los muslos de Azucena
y veremos unicornio en las paredes
y nuestros cuerpos se moverán hacia Hércules & Lyra
y la energía que emana de un cabello será bastante magia
para esta noche.

V

Necesitado de armonía
             —ante un grabado de Albers
amarillo sobre amarillo, dos cuadrados/ sabiendo
que aún hay mediadores—
               necesitado de armonía. Oh César
sigo el largo cabello de Azucena
                     la gracia y encarnación
detenida en el arco de St. Severin
                       serruchando una mano
entrando en Shakespeare & Company
                    papel sobre papel
una mano  detenida sobre una página gótica
                    —en algún sitio
está la belleza mortal—
            y haremos el amor sobre el papel
y no la guerra
        y su cuerpo ondulará
y ella estará distanciada de todo
                una gota de sudor resbalando
nítidamente sobre su espalda
                hasta rendir el alma.

VI

Para arrasar el Poder
se precisa el Poder: yo buscaré el Tao & Utopía
                        Oh César
no me sueltes a tus perros de presa
la otra margen quizás no he de alcanzar
                    quizás me turbe
la contemplación de la belleza
y quede detenido otra vez detenido por un cuerpo
sensible a la virtud de un río
            qué fueron sino rocío de los prados
qué fueron sino verdura de las eras
y pasaron miserablemente sus días en la tierra
                    Mi amada me espera
en la Puerta de Lilas
iremos en auto-stop a Salzburgo
                Mozart prende las estrellas
nos revolcaremos sobre campos de avena
una vez más hacer el amor será un milagro
                    entre dos o tres
y las suecas de largas piernas
            el invierno nórdico
                    cantando cosas
lúbricas forever
        descubriendo la dulzura del Oro de Acapulco
nuestra propia dulzura
la naturaleza bienamada
               robando frutas
vendiendo baratijas hechas por nuestras manos
viajando hacia el verano
               o el otoño
los desiertos alquímicos
               bellas palabras en idiomas extraños
y acamparemos bajo las estrellas
                     ritos órficos/sueños
espuma de mares jóvenes y mortales
            donde no lleguen tus gerifaltes
                              Oh César
a intentar que cantemos al Poder.

VII

La cotidianidad puede ser tan hermosa como el heroísmo
sin salir de su casa se puede conocer el mundo
el movimiento del aminoácido y los astros
            atravesado de energía
                        concibiendo
cómo es que el universo ensambla desde arriba
por el cambio incesante
y una manzana otra vez una manzana
            mordida por la belleza rubia
se lleva el paraíso
            goteando
        y la otra margen no habremos de alcanzar
mediadores entre el mundo de la realidad y el mundo
    de los sueños
quietos en la contemplación
        cabras que pastan entre los rododendros
un pueblo de sucias chimeneas abajo
y el roce de una mano puede precipitar el éxtasis
                        avant-garde
de un mundo que entrevemos
                trizados por el Poder
que avanza sobre sí mismo y crece sobre sí mismo
ayer y hoy
        en su naturaleza hay algo de maligno
                        ahora y siempre.

VIII

Oh, Señor de Gran Poder
                mi poesía acabará conmigo
                           animal mortal
hecha por un animal mortal
        pero será leída por jóvenes tan jóvenes
que creerán que es un viejo el que escribe
                             para ellos
no deteriorados por la barbarie del poder
                            nítidos
                            mejores
esperan con enormes grupos el Metro de las 6
                    andróginos y bellos
la noche fue de amor y marihuana
                vienen del Norte y del Este
quién necesita una patria
los insultos no pueden contra ellos
            semejantes al alba
                    Oh César
                ignorando el poder.

IX

No cantaré tu empresa, César:
                               hay un solo cantor para el ascenso
y hay mil para el descenso
            descubre entre tu gente al elegido
y que no sea tarde
            muerto apaleado
                        envejecido mudo
dentro & fuera
        en un cruce de caminos
clavado a una cruz invertida
           ojos que vieron la disputa del Poder
y aceptaron le mélange atroz
                           mientras nosotros los mil
del Este y del Oeste
             un rêve, una visión
de una Historia pulsátil que se cierra y nos echa
                    hora del Poder
nuestra hora es la diáspora
            la Idea marcha sobre la tierra retumba
como un tonel
    pero en lo nuevo vive el germen de lo viejo &
viceversa
    y la empresa final asume formas definidas
                        el cuello de botella
se abre hacia el infinito
        y no cantaremos César poderes temporales
sino el total del diálogo
              o rien du tout.

X

Frente a la Normandía
la marea se retira 13 kilómetros
        brota el camino anegado que conduce
al Monte St. Michel
            un rêve, una visión 
                    Azucena
lava sus largas piernas musitando canciones goliardas
                            espera
incesantemente detenida
               pero el mar se retira y la otra margen
acaso alcanzaremos
    no más la historia del Poder pero de la armonía.
millones de utopistas marchan silenciosamente
                            NSE&O
piedra embebida en sangre que lloramos
                       oh piedras levitadas
por amor
        la otra margen acaso alcanzaremos
            el mar se ha retirado y Azucena
aguarda
    amante incansable y ligera.

XI

Bajo el signo de Scorpio
            ciclo de la verdad y la putrefacción
con la opción del suicidio en el círculo de fuego
para a su vez  podrirse y engendrar.

 

Celebración de Lysístrata

War, he sung, is toil and trouble
honour but an empty bubble
y ese verano estábamos tendidas en las playas de España
incandescencia de ojos
        tomé un caracol y lo puse sobre mi sexo
quieto ahí dije y a mi amiga esa luz Turner
que nos borra nos saca del planeta
                        breve humo azul
y me desentumecí entre tres muros blanqueados
                    blanco de cal pensé
y me revolví una vez más en el lecho
                    él dormía
                               y vi:
botas kepí correhuelas
            en algún sitio un arma
un manojo de flechas atravesando el cuarto
        pero su cuerpo era como un arco iris
podrido por la violencia
        no sabrá qué es lo que ha dormido con él
haz el amor no la guerra
            hazme el amor
                    no la guerra
repetí en su oído
        él prometió y juró
pero no sabe y duerme indefinidamente.

II

Never ending 
      still beginning
fighting still and still destroying
              Le advertí y dije No es heroísmo
no amo a esa clase de héroes
        1.83m 21 años sano cree en los Hell’s
                    / Angels
escribió y dijo: “Marga, la vida del ejército es la mía;
hay un tesoro
de compañerismo. Me siento más hombre que en tus brazos —etc.”
Hice el amor con un hindú; sus brazos eran frescos
y su lengua dulcísima
            rodamos entre el heno
                    nos rodearon cantando
los pájaros salvajes y él habló de las constelaciones
                            again
y en Silver Street nos insultaron: le abrí la camisa y besé
su pecho hundido: “Ponme encinta” murmuré “antes
de que él regrese”
    & le espera una larga noche de llanto
llamándome ramera y arrastrada
        o la ficha US Army: “A las 23h a 10 km
                    de Da Nang…”

III

 If the world be worth thy winning
think, O think it worth enjoying
    & varias de esas luces de magnesio se balancearon
                    sobre la playa
y vi: éramos como 5,000 que dormíamos o hacíamos el
    amor
o fumábamos en silencio
            sólo el oleaje plac roar plac roar
 y Antoine: “Es mejor que te vistas no tardan en llegar”.
Envolví el Oro de Acapulco y lo escondí en mi slip
                  reí: sombras reptantes: reí
& estrépito/furi/camiones/jeeps/soldados/gases
                    y un imbécil gritaba:
“Quién es Russell? Agarren a Russell!”
            Les entregamos flores y sonrisas
y el puro canto de la Giovinetta
        deslumbrados mirando caer las bengalas
entre dos me arrastraron & sentí el temblor de su mano
    en mis muslos
“Quieres?” le dije
“No ahora” dijo sudando
    reí: “No nunca” y me golpeó con el dorso de la 
      mano.

IV

Lovely Thais sits beside thee
take the good the gods provide thee
pero la primavera no ha terminado
            the Youth aún sin astucia
Don’t trust anyone over 30
                  ojos agua azul
y los veleros eran de cristal
            aéreas praderas de Marte & Etoile
la tomé de la cintura y dije nuestros cuerpos son jardines
            tomemos del mundo la belleza
usemos de esta dialéctica inmisericorde
        sorprendidos por los deportes en invierno
ese blanco estuvo en las flores y las bugambilias eran
    sangrientas
corza frágil teme la tierra
        y te acercaste a las puertas de la Cité
los guardias te desnudaron & preguntaste han visto
a mi amante
          desplazándonos entre paréntesis de aire

en Dachau crecen lilas
    oh ves oh ves
        y no más arrinconarse a meditar
alguien musitaba la canción de Fergus en la noche
                        desertores
US Army

        War is good business  $ invest your son
no callaré por más que con el dedo
                       O my Youz!

 

Problemas de Brabancio

O thou foul thief! Where hast thou
Stow’d my daughter? Damn’d as thou
Art thou hast enchanted her.

Shakespeare

Una oleada de pájaros migratorios pasa sobre tu frente
la niña de los naranjos eras
            nada es verdad pero el exilio
una banda/una música/caracolas marinas
                yo más muerto que vivo
pateando cráneos de caballo sobre la playa
                         & se me llamó
la guardia se prolongará toda la noche
                velaré bajo los astros
contando los acordes de los grillos
                así: ba bek brak bek
Nadie: me llamo Nadie
            paseo y me pierdo en el planeta
las fronteras están cerradas
                       digo América América
mi memoria no es la memoria
            nada basta no hay un pasado
desempolvar viejas crónicas poner el dedo
                    desovar y morir.

II

& mi tribu circuncidaba los cráneos
                    tomaba afrodisíacos
hierbas para ver más allá
            la sombra de un automóvil algo
no me oyes venir más fuerte que la noche
no has hallado unos nombres tarjados sobre el muro:
                        Palmira
Bizancio Babilonia Texacoalt
                Jerusalem O Jerusalem
                        & hubo vírgenes en 
las murallas
          pelo azul vientre de cobre
                flores consumidas en la fiesta
una lengua un olor
            así cantaron los poetas

sílabas perdidas balbuceos idiomas muertos
                    razas barajadas
& un Poder pudo más que otro Poder
                una lengua mató a otra lengua
los conquistados bailaron las dulces canciones del enemigo
mi cabeza bascula
             la niña de los naranjos eras
lavé pisos en Ámsterdam
            alabé la técnica
                Oh Most potent, grave and
reverent signiors 
             La Tierra es una. 

III

No habían países
            Anatolia Bretaña Pomerania
                las incesantes migraciones
lentas oleadas de aves/paisajes de diluvio
todos somos negros/judíos/vagabundos
                ningún dios vale tanto
Las puertas no prevalecerán 
            arrastramos un total una fuerza
no morirán conmigo las praderas
                he dejado una voz un llamado
las naranjas de Wesselmann
            el óvulo del sol
                      Mater dolcissima.

IV

La guardia me entumece
            América América
                arrojas 21 piedras al mar
el Yom Kippur a la mañana
            la niña de los naranjos eras
civilizaciones hundidas
        no hay un pasado no tengo memoria
no amo no tradición
    todo renace al alba
                   los astros han girado
no me reconozco
            nadie tiene autoridad
                no es mejor una serpiente que
un camello
           Un hombre que otro hombre
                 He hablado Amor
Esselentíssimos signores
        llamado en la alta noche
                    arrancado del sueño
entorpecido.
 

En otros idiomas

LALT No. 6
Número 6

LALT No. 6 va de las fascinantes historias reales del periodismo literario a los mundos extraños del cuento fantástico y la literatura gráfica. Destacamos las crónicas del periodista colombiano Alberto Salcedo Ramos, la ficción especulativa en un dossier seleccionado por Alberto Chimal, y la poesía y prosa escritas en idioma maya yucateco en nuestra serie continua de literaturas indígenas.

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Adelantos

Autor destacado: Alberto Salcedo Ramos

Autor destacado: Alberto Salcedo Ramos

Dossier: Ficción especulativa

Dossier: Ficción especulativa

Dossier: Narrativa gráfica

Dossier: Narrativa gráfica

Ensayos

Ficción

Dossier: Jorge Enrique Lage

Entrevistas

Literatura Indígena

Literatura Indígena

Dossier: Poesía venezolana

Poesía

Nota Bene