Tres poemas

 

Hubert Matiúwàa, poeta mè’phàà.

Ajngáa 

Mùrìgu ló’ ajngáa rí màyáxíí ináa ló’,
rí mà’né màdxaúún ètso rí gìdiù itsí,
mù’gíi ló’ xùù yàà mbàà
rí mà’né jambaà gajmií tsí nàguwá ná xuwia ló’,
tsí jùwá imbá jùbá, tsí nàguwá awún ru’wa, tsí mbro’o nìwáxúún. 

Mùrìgu ló’ ajngáa ná awún ña’ún gìñá,
ná xtóo àbò’, ná àjmùù xndú mi’xá,
ñù’úú mà’ga ajngáa ló’, mbambá mbi’i, ná màjiún jùbà’ idi. 

Mùxkaxíi ló’ a’óo wìyúú ñò’òn
tsí nìyáxíi tòkaya’
gájmàá nàma’ ná ajmúú: njgòlo, njgòlo, njgòlo, njgòlo; 
ná wàjíi nùxkama mijnà ló’
xúgé’ rí nàmba’tò ina ló’. 

Ìdo nù’thá ló’ ajngáa gìná drìgúún mbúanùu, 
nù’tháa ló’ ajngáa rí nàyaxè,
rí nàyáxìì, rí ndá’yà. 

Mùyaxiìn ló’ wàphá iñúu ixí,
a’óo iná níjndóo,
khamí jambaà mbá jndí drígòò adóo ñá’un ndáan, 
ikháa tsí jàyá jambòò jùma ló’. 

 

La palabra 

Pongamos la palabra para recoger el rostro,
que el hueso escuche el gris de la piedra,
sentemos el aliento de la gran mazorca
para hacer camino con los que vienen a nuestra carne,
los del otro cerro, los de la lluvia, los de la noche amanecida. 

Pongamos la palabra en el oído del viento,
en la piel de la serpiente, en la raíz del higo blanco, 
allá irá nuestra voz, día a día entre la tierra caliza. 

Despertemos el silencio del pájaro
que guardó en su canto el arco iris
y la ciénega: njgòlo, njgòlo, njgòlo, njgòlo; 
lugar donde nos encontramos diversos 
ahora que abrimos nuestro rostro. 

Al decir la palabra triste de los abuelos, 
decimos: palabra que mira,
que guarda, que vive. 

Levantemos en tiempo el diente de maíz, 
el grito de la hoja seca,
el paso justo del gusano oreja de olla, 
aquél de los caminos de la memoria. 

 

A’wá Mè’phàà 

I’díuu imbá júbà
idiúu ñàún’ ná nìdxú’ ranújngáa gòn’, 
ná nejné gúwán smídáa
nàndixíín ijíín ñò’ón tsí tsa’tsá nàkúún. 

Awúan’ náa ná grìgòo wiyúú a’ó, 
awúan’ ná nakìì agu’,
ná ndàyáa skíyuù tsísxjnda. 

Ná awúan’, nà’khá ló’ jùbà’, nà’khá ló’ xuajén, 
nà’khá a’wá tsíngìna, lájuín xtóo ixè ñajún’, 
mòjmó’ ga’kui ìná nìndxó,
à’gò agu’ gòn’ (mujer fuego de luna). 

Go’óo xuwi rí nà’thán ñajuán’,
nìjní nìnujngòò mbí’í tsiàmáa ná nitaxnáxe i’diàa, 
ikhaa rí nìgídaà tsúdáa awún rindáa, 
ná itsúun ìkùùn gìñá,
à’gò ràjùùn agu’ (mujer lengua de fuego). 

Ikúún, iya ndáoo xtángòthó,
mixtí nìxmí xtiñúú mbró’on awún itsúú ìdáa,
khamí nìña’jngú xtrakhiin tsí nixpítá mijnà ná júbàá 
tsí nènè rí mìgú ajngáa ló’. 

 

La voz Mè’phàà 

De la sangre de otro bosque
mi mano ceniza en tu huella de luna, 
en tu cintura congelada
el revolotear de aves descalzas. 

En tu vientre mi andar en agreste silencio, 
en tu vientre la madurez del fuego,
el sustento de la piedra caliza. 

De ti, vengo tierra, vengo pueblo, 
vengo triste palabra, pequeño tallo, 
amarillo dolor en tu hoja,
à’gò agú gòn’ (mujer fuego de luna). 

Casa de la carne que habla,
de orilla pasa la historia donde ofreciste tu sangre, 
bajo la gran tormenta, tu espalda,
piedra de lagartos de aire,
à’gò rajúun agú (mujer lengua de fuego). 

Yo, crisálida ensalivada,
de colores vestí la noche en tus ojos de ámbar, 
de golpe tragué insectos que pulularon montañas 
para que durmiera nuestra palabra.

 

Mbro’on rí maxigú ló’ 

Mbro’on rí maxigú ló’,
magu’thún matsúu xuajén,
mbayóo manújngóo gixàà tsí naxkáxíin nìmá,
mandxáun a’ún xùwán tsí numbra’tháa inuu numbaa 
mbáyóo i’di rí nàgayúu numuu ijíín go’ò tsí niwathángujuíin. 

Mbro’on rí maxigú ló’,
màgò àjmá ìdúú mbi’i,
khamí màjndáo raún numúu tsí nixnáxe mbí’yúun 
rí magóo màjuwá majàn’ ló’,
mayaxúu xnu’ndáa ná xphíphíin xtíla,
mbáyùún xí’ñáa ló’ tsí nundá’a numúu ijíín,
tsí jùwá Norte,
tsí niguanúu ná jambaà. 
Mandxáun chádúun xàbò tsí màxíín, 
tsí nundu’wa khamí nusxndámáa ló’, 
tsí nasxngóthigáa rè’è,
khamí nuriya’ ajùan’ inuu ndxiyá ló’ i’dú. 

Mbro’on rí maxigú ló’,
mbáyùun nana tsí nujián’ xtíin ná màtháa,
tsí nòne majáàn gàá’ tsí magí’dúun xkújndú,
mbayòò nanì’ tsí nixní’ a’óo jùma,
khamí mandxáun a’óo agú ìdo nà’né xká’tsà mìna’ nè gàjmáa ixè
 rí ma’níí ifíí rí maxná skìyúu gu’wá. 

Ìdo màtsuu mbro’on rí maxígú ló’ àjmá nòtho, 
mawathúun àjun’ khamí màgayoo xàxthu’.

 

La noche en que no duerma 

La noche en que no duerma,
esperaré que amanezca el pueblo,
veré pasar el diablo despertando las ánimas, 
la voz de perros que abren la cara del mundo 
y la sangre correr por sus hijas vendidas. 

La noche en que no duerma,
tendré dos ojos del día,
se secará mi boca por los que entregan su vida 
para que vivamos bien,
miraré el sueño en plumas de pollos,
a los abuelos pedir por sus hijos
que viven en el Norte
y los que se quedaron en el camino, 
escucharé botas de hombres verdes,
sus risas mentándonos la madre,
pisando las flores
y encañonando al correcaminos. 

La noche en que no duerma,
veré señoras lavar ropa en el río,
cocinar el armadillo que empezará la pelea,
a mi madre quien me dio la voz del pensamiento 
y oiré la lumbre acariciar a la leña
que pintará el comal que sostendrá la casa. 

Cuando amanezca la noche en que no duerma dos veces, 
agarraré mi rifle e iré a visitar la milpa. 

En otros idiomas

LALT No. 3
Número 3

El tercer número de LALT incluye el lanzamiento de una sección permanente dedicada a la Literatura Indígena, con obras escritas en idiomas que van desde el mapudungun hasta el tzotzil, además de cuentos extraordinarios de Cristina Rivera Garza y Yoss, la estrella naciente de la ciencia ficción cubana.

Tabla de Contenidos

Nota del Editor

Adelantos

Poesía

Ensayos

Autora Destacada: Cristina Rivera Garza

Dossier: Yoss

Literatura Indígena

Bogotá39

Ficción

Entrevistas

Dossier: Ocho poetas chilenos

Nota Bene