Dos Poemas

 


Foto: CONACULTA

Jesucristo’is Ja’ Ñäjktyäj’ya Äj’ Tzumama’is Kyionuksku’y

Äj’ tzumama’is ja’ myuspäkä’ kastiya’ore
natzu’ jyambä’ä ngyomis’kyionukskutyam
natzu’ xaä’ tumä nabdzu’
jyambäukam yanuku’is musokiu’tyam
Äj’ tzumama’is wyanjambana’ jujche’ ore’omorire’na
Muspabä tä’ tzamä’sawa’jin
tese’ kujtnebya’na eyabä’ ngomis wyinan’omoram
tese’na konukspa chokoyjin ni’ijse
Jesucristo’is ja’ myajna kyonujksku’y
te’ yore äj’ dzumamas’ñye
ñä’ ijtu’na pomarrosas yoma’ram
tese’ sunkbana’ tumä’ matza
wyrün’omoram wadbasenaka’
San Miguel Arkangel’is ja’ myajna’ kyänuksku’y
äj’tzumama’is kyänuksku’y wenen’omo yaxonguy’tyam’dena’
jukis’tyt numbana’ tese’ poyajpana te’ toya’ram
patsoke wejpana’ tese’ te’ Sungä mita’na yängu’kyämä
Te’ yängu’kyämärike pänayaju’ kuyay’yune’ram

 

Jesucristo no entendió jamás los ruegos de mi abuela

Mi abuela nunca aprendió español
tuvo miedo del olvido de sus dioses
tuvo miedo de despertar una mañana
sin los prodigios de su prole en la memoria
Mi abuela creía que sólo en zoque
se podía hablar con el viento
pero se arrodillaba ante los santos
y oraba con fervor más que nadie
Jesucristo nunca la escuchó
la lengua de mi abuela
tenía el aroma de las pomarrosas
y el brillo de una estrella
le nacía en los ojos cuando cantaba
San Miguel Arcángel nunca la escuchó
los ruegos de mi abuela a veces eran blasfemias
jukis’tyt decía y los dolores cesaban
patsoke gritaba y el tiempo se detenía bajo su cama
En esa misma cama parió a sus siete hijos

 

Nereyda’is myabaxäyu nwyt New’York 

Nereyda’is myabaxäyu nwyt New’York
ne’ yamumä’ kiene tumä tuku’ ma’aomo ñoyibäis Macy’s 
tumä ore’yomo 
tumä pabiñomo pänajubä’ dä’ najsomo’ram 
tumä’ nkiae ne’ pyoyubä koxtaksi’ 
ne’ chajkienbäu’bäis dyagbajk’ajku’y 
Yanu’ku’is myuja’ajkujxye’ 
jaya’ iri’ nijuräbä kubgu’y nasakobajk’omo 
yäjse’ tejse’ yenu’ ojse’jin 
te’ nkiäram takyajubä pakakis’ 
kawa’ wä’ yispüjkiaju te’ tzama ja’ yispäjkia’äjse xis’ 
jiksek’ Ngiomi te’ nasakobajk’ 
Tzitzungätzäjk’mäbä 
Tumä mätzik’ wane’rire’na 
juwä’ yagbajk’unestam’ wyä’ñayajpana ñyatzku’tyam 
Teje te Pinakate jenere’na natzkuxebä’ 
Tumä ne’pyakäyubä’ pabiñomo’koroya
teje’ te tojtzubä’najs Sonorasñye’ jenere’na mujabä’
wäkä pyatayaä’ pyajk’ käwanubä poyo’omoram
Nereyda’is myabaxäyu nwyt New’York
ne’ yamumä’ kiene tumä tuku’ ma’aomo ñoyibäis Macy’s
Nasakobajk’ uka mujspa manä’ 
minä’ pinja’ yanima
minä’ yajk’ tzunja’ kyändätzä’ tumä’moneko’ majkis yames’ñye
minä’ nobujta’ dyajxu’tzujkayajubä’ xys’
minä’ yajk’ tujkwiruä kyae’omo
te’ kyae’ myätzäbya’bäsna tzaune’ram 
ijtyajubä te’ tzitzungätzojkis’myeya’omo 
minä’ tejin’ käminä’
minä’

 

Nereyda se soñó en New York

Nereyda se soñó en New York
contemplando su reflejo en un escaparate de Macy’s
una ore’yomo migrante 
una muchacha nacida en imperio Tzitzun
una niña huyendo descalza
lo más lejos posible de la orfandad
Jamás la grandeza de su linaje
habrá de compararse con la de ningún otro reino
pero creció con hambre 
y sus manos agrietadas por el frío
conocieron mejor el campo que su propio cuerpo
entonces Nasakobajk desde la majestuosidad del Tzitzungätzojk
era sólo una cajita de música
donde las huérfanas guardaban su espanto
Pero el Pinacate era demasiado agreste
para una muchacha con frío
pero el desierto de Sonora era muy grande 
para hallar su esqueleto encorvado entre las dunas
Nereyda se soñó en New York
contemplando su reflejo en un escaparate de Macy’s
Oh Nasakobajk si puedes escucharla
acércate a recoger su alma
acércate  a saciar su sed de 500 años
acércate a rescatar su cuerpo injuriado
acércate a convertirla de nuevo en niña
aquella que jugaba con los guijarros
que circundan el cráter del Tzitzun
acércate a ella
acércate

 

En otros idiomas

LALT Vol. 1 No. 1
Número 1

El primer número de Latin American Literature Today invita a los lectores a leer un dossier dedicado al destacado escritor argentino Ricardo Piglia quien falleció el 6 de enero, 2017, en Buenos Aires, Argentina, además de la colección de cuentos de la destacada escritora mexicana Nadia Villafuerte.

Tabla de Contenidos