Dossier

El ciego y los tuertos de Braulio Fernández Biggs

El libro de Braulio Fernández Biggs es una obra sorprendente que reúne 14 textos, una colección de relatos breves. La sorpresa -que no es necesariamente un mérito-, aquí, aflorando desde distintos flancos, mantiene al lector bajo sobresalto extraño y fascinante.

Desde luego, cada texto y el conjunto de ellos plantean un riesgo formal para el autor, al borde de la experimentalidad. No espere el lector, por lo mismo, una antología tradicional de cuentos, regidos por la antigua regla del planteamiento, clímax y desenlace. No, nada más alejado de los relatos de Fernández, los cuales poseen una trama evasiva, escurridiza y fragmentada. Hay una preocupación, no obstante, por darle una cierta unidad al libro, pero visto horizontalmente. Personajes, lugares y episodios se repiten de un cuento a otro de manera que se puede sostener que existe una segunda trama detrás de la trama, pero tampoco esa segunda trama tiene una corporalidad y visibilidad superiores a la de los relatos considerados por separado, aunque existe, al final, una "Coda" que, moderadamente, ata algunos cabos, creando una resonancia retrospectiva.

Arboretum de Jotacé López

Un miembro del cuerpo de vigilancia de la montaña relata sus experiencias junto a un poderoso capataz del futuro, mientras emerge de la semiconsciencia en la asepsia del hospital. Ha sobrevivido un torbellino de intrigas, tráfico de extremidades humanas y supuestas revueltas en una isla dominada rígidamente por la Corporación, donde en algún momento se imaginó útil.

Una madre y su hija, atravesadas por una relación tensa que se desplaza entre el remordimiento y la ternura, se ven atrapadas en un mundo donde la lucha ambientalista, manipulada por la desinformación y los poderosos, logra el exacto opuesto de lo que se propone. Un ojo ajeno a sus circunstancias da con ellas mientras se dedica a espiar y tratar de atrapar a un traficante de antigüedades; en el proceso, descubre que la Collision Space Agency, organismo que ha financiado su misión, busca cuatro piezas de los restos de un palacio imperial de la India. En torno a las piezas ha crecido la leyenda; una de ellas se encuentra, al parecer, muy cerca de aquella madre que, habiendo sido activista ambiental, se lanzó a buscar las razones de la catástrofe en la que perdió a sus hijas menores.